NocheVieja 2016

Normas de Uso

Normas generales de utilización de los Refugios de Montaña

A la llegada al Refugio, todo montañero deberá identificarse, exhibiendo la tarjeta federativa, carné de identidad o pasaporte, que le acredite como usuario del mismo.

Así mismo, deberá indicar al Guarda sus intenciones de pernoctaje a fin de que éste lo inscriba y le asigne su ubicación en el Refugio. Las reservas deberán haber sido confirmadas por el Guarda del Refugio, el cual podrá pedir hasta un máximo del 40% del importe de la reserva efectiva de la plaza.

Al ser los refugios instalaciones de Interés Público, todos los usuarios deberán poner el máximo de interés en su conservación y aprovechamiento, quedando expresamente prohibido:

  • Encender infiernillos o cocinar fuera del lugar destinado para ello.
  • Permanecer en los dormitorios desde las 8,30 horas hasta las 15 horas del mismo día, salvo enfermedad, así como encender velas y fumar en los mismos.
  • Encender Las estufas de leña situadas en los dormitorios.
  • Desplazar muebles o enseres de su sitio habitual.
  • Dormir sin utilizar para ello saco o sábana.
  • Acceder a los dormitorios con botas y material de montaña, debiéndose colocar éstos en el lugar adecuado.
  • El funcionamiento de toda clase de aparatos sonoros que pudieran molestar al resto de los usuarios.
  • La entrada de toda clase de animales.
  • Dormir fuera de los lugares indicados para ello.
  • Acampar o pernoctar en los alrededores del refugio. Arrojar papeles o cosas a los retretes.

Así mismo, y como elemental norma de respeto a los demás, se deberá:

  • Los montañeros son responsables de su propia basura, deberán de trasladarla hasta el punto de recogida, los guardas se harán únicamente responsables de la basura generada por ellos mismos y por sus ventas de cantina, economato y cocina.
  • Los aseos, cocina libre y comedor son para uso exclusivo de los montañeros alojados en el Refugio y para los montañeros federados y recíprocos que acrediten estar de travesía y no pernoctan en los alrededores del refugio.
  • Cualquier deterioro que se observe o se produzca, deberá ser comunicado lo antes posible al guarda del refugio.

 

El uso de los refugios supone la total aceptación del presente Reglamento que deberá estar expuesto al público. Su incumplimiento grave será causa de abandono del refugio.

 

DECLARACIÓN:

La Declaración de Picos de Europa ha sido firmada por los representantes de los Parques Nacionales de Picos de Europa, Sierra Nevada, Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, Ordesa y Monte Perdido, Teide, Caldera de Taburiente, la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada y las Federaciones Autonómicas de Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias y Catalunya

1. Los refugios tienen que erigirse en ejemplo de la compatibilidad de la actividad montañera con la conservación de la naturaleza. Se debe tender a agrandar las montañas, alejando los refugios de las cimas y promoviendo para los usuarios accesos exclusivamente peatonales.

2. Los refugios son base para la práctica del montañismo y tienen la consideración de infraestructura deportiva y de servicio público. Además de sus funciones deportivas y de apoyo a la seguridad, los refugios deben ser puntos de información y de difusión de los valores del Parque y de las pautas de comportamiento idóneas en su interior. Para ello, sus responsables estarán en coordinación con los equipos gestores y la guardería del Espacio Protegido. Las actividades vinculadas al refugio respetarán en todo momento la normativa sectorial y territorial de aplicación, acorde con los objetivos y principios inspiradores de los Parques Nacionales.

3. Los refugios situados en el interior de los Parques Nacionales han de constituir un modelo de gestión de infraestructuras en el medio natural, extensivo a otras áreas de montaña. Ello implica conseguir una captación de recursos ambientalmente satisfactoria, un uso racional de las energías, una minimización de los residuos producidos y su reciclaje y evacuación, y unos sistemas de saneamiento y mantenimiento adecuados. A estos efectos las Administraciones competentes prestarán el apoyo que en cada caso resulte procedente para su adaptación progresiva.

4. Los refugios deberán estar integrados en el paisaje y respetar el patrimonio cultural de la zona. En todos los casos se incorporará a los diseños constructivos y de funcionamiento el criterio de mínimo impacto visual y acústico, debiendo ser sometidos a un análisis de su incidencia ambiental.

5. Tradicionalmente, a los responsables de los refugios de montaña se les ha llamado “guardas”. Su trabajo, teñido de una buena dosis de vocación, desborda cualquier planteamiento puramente turístico y entra en el terreno del servicio público. Ya que se encuentran llamados a jugar un importante papel en la conservación del medio, deben establecerse fórmulas para que estos puedan participar en los programas de formación de las administraciones competentes que tengan relación con la actividad o que supongan el incremento del conocimiento de los valores y de la normativa de protección.

6. La capacidad de los refugios es limitada, estando condicionada por los objetivos de protección de los recursos naturales y de calidad de la visita. Los refugios tienen que restringirse a acoger el número de plazas que tienen asignado. Sólo en caso de emergencia podrá sobrepasarse la capacidad máxima del refugio. Se pondrán en práctica medidas activas para acostumbrar a los usuarios a reservar plaza previamente al desplazamiento. Orientado a un mantenimiento autosuficiente de la instalación y como contraprestación a los servicios recibidos, se establecerá un pago del que derivarán toda una serie de derechos. Los usuarios, alojados y no alojados, habrán de cumplir el reglamento del refugio.

7. Se debe realizar un seguimiento de las actividades del refugio y de los parámetros ecológicos del entorno del mismo. Debe existir una transmisión fluida de información que incluirá datos sobre pernoctaciones, procedencia de usuarios, número de federados, accidentes de la zona, vías frecuentadas, así como observaciones y efectos sobre el medio natural.

8. Los firmantes manifiestan su intención de continuar en la línea de diálogo y acuerdo emprendida mediante la creación de un Grupo de Trabajo Permanente integrado por representantes de ambas partes.

DECLARACIÓN FINAL

La presente Declaración deberá servir como referencia marco para cualquier futura relación entre el Organismo Autónomo Parques Nacionales y la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada y Federaciones autonómicas.

En Cangas de Onís, a 12 de mayo de 2001

 


Telf..: 616. 50. 60. 83 – 958. 06. 61. 10

Correo electrónico: refugioposteroalto@hotmail.com

Comparte
  • Facebook
  • Twitter
  • email
NocheVieja 2016